Mexicanos salen a las calles con velas para exigir fin de la violencia

pict (8)

Hombres, mujeres, jóvenes y niños de distintas condiciones sociales salieron con veladoras la noche de este martes a las calles de diversas ciudades mexicanas en solidaridad con los 43 estudiantes que desaparecieron el pasado 26 de septiembre, y para exigir que se acabe la violencia en el país.

“Queremos que este país esté mejor. Yo ya no me quiero seguir despertando con miedo y sufriendo por este país porque quiero que mi familia esté bien y mis hijos y de los demás también”, dijo a Efe Gabriela Muñoz, quien salió de su casa con una veladora para sumarse a este clamor.

Muñoz, habitante de la colonia Condesa de la capital mexicana, confesó su frustración y, con lágrimas en los ojos, confió en que esta situación de descontento social “se termine sin revolución y sin violencia”.

“Este país está en un desborde total no solamente por lo de Ayotzinapa sino por todos los desaparecidos, las mujeres de Juárez, y queremos que pare esto, crear conciencia de manera pacífica”, coincidió Sonia Dora Peña, otra ciudadana quien dijo dedicarse a terapias de sanación.

Pese a la lluvia registrada en Ciudad de méxico, en pequeños grupos salieron poco a poco las personas de sus casas en respuesta a la convocatoria “11.11-Una luz por México”, impulsada por los propios ciudadanos a través de las redes sociales.

Otros simplemente encendieron sus veladoras en las cornisas o balcones de los edificios, mientras que personas que salían de sus trabajos las prendieron y dejaron en aceras, fuentes o monumentos.

“Este acto es una muestra de solidaridad de las personas que no hemos podido sumarnos a las marchas en apoyo a las víctimas de Ayotzinapa y que ahora pedimos un país mejor que no tenga violencia y sufrimiento porque está muy dañado”, contó Gracia Vázquez, quien salió a la puerta de su casa acompañada por su familia y algunos vecinos de un edificio.

Esta manifestación se realizó también en otros puntos del país donde se congregaron personas en plazas públicas y frente a sus casas, como en los balnearios de Cancún, en el estado de Quintana Roo, y Acapulco, en el estado de Guerrero, donde el 26 de septiembre ocurrió la desaparición de los 43 estudiantes.

La desaparición de los estudiantes de Escuela Rural Normal de Ayotzinapa, que según miembros detenidos del cártel Guerreros Unidos fueron asesinados y sus cuerpos incinerados, ha generado numerosas manifestaciones en todo el país para exigir su aparición con vida.

Varias de estas protestas han culminado con incidentes violentos, la mayoría en Guerrero, donde este martes un grupo de maestros prendió fuego a las oficinas del Partido Revolucionario Institucional (PRI, en el poder federal) y se enfrentaron con policías estatales.

El pasado sábado los disturbios también afectaron a la capital mexicana, donde la puerta principal de Palacio Nacional, sede del Ejecutivo, fue quemada de manera parcial por un grupo de encapuchados.

Grupos civiles están convocando a una nueva jornada de manifestaciones a nivel nacional para el próximo 20 de noviembre, día en que se conmemora el inicio de la Revolución mexicana de 1910.

EFE

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.